La Educación en la Sociedad de La Información y El Conocimiento: Informes Horizon comparados

Comparacion entre informes HORIZON, 2010, 2011, 2012

Informe Horizon 2010

Tendencias significativas

Las tecnologías que figuran en cada edición del Informe Horizon están enmarcadas en el contexto contemporáneo que refleja la realidad actual, tanto en el ámbito de la academia como en el mundo en general. Para asegurar esta perspectiva, el Consejo Asesor investiga, identifica y clasifica las tendencias clave que están afectando a la práctica de la enseñanza, el aprendizaje y la investigación creativa, y las utiliza como una referencia para el trabajo posterior. Estas tendencias emergen a través de una extensa revisión de artículos de actualidad, entrevistas, documentos y las investigaciones más recientes. Una vez identificadas, las tendencias se clasifican en función de cuán significativo pueda ser su impacto sobre la educación en los próximos cinco años. Las siete tendencias siguientes han sido identificadas como factores clave en la adopción tecnológica para el periodo 2010 hasta 2015 en la educación superior iberoamericana. Figuran en esta lista en el mismo orden en el que fueron clasificadas por el Consejo Asesor.

  1. El conocimiento sedescentralizaen tanto que producción, distribución… y reutilización.

 La facilitación de los procesos de producción y difusión de contenido en múltiples formatos ha multiplicado hasta el infinito la cantidad de recursos explotables en línea, lo que implica un cambio en la percepción y valoración de la producción de conocimientos. Se hace posible la descentralización de la producción de contenidos entre profesores y estudiantes (y terceras partes), así como la reutilización.

  1. La tecnología sigue afectando profundamente a nuestra forma de trabajar, colaborar, comunicarnos y seguir avanzando.

 En Iberoamérica, el acceso físico sigue siendo todavía un problema en muchas regiones. Por otra parte, la brecha digital –relacionada con las competencias digitales –viene a sumarse a la primera brecha digital, la de acceso. La rapidez con que evoluciona la tecnología hace que nuevas brechas de acceso –a la Internet móvil, a la Internet de banda ancha –y nuevas brechas competenciales –alfabetización informacional, alfabetización mediática –vayan apareciendo antes de cerrarse las anteriores, dando lugar a nuevos escenarios potenciales de desigualdad.

  1. La tecnología no sólo es un medio para capacitar a los estudiantes, sino que se convierte en un método de comunicación y de relación, así como una parte ubicua y transparente de su vida.

 Dentro de los cambios que imprime la tecnología, el área de las relaciones sociales es una de las que más ha dejado notar su impacto, especialmente en el ámbito educativo. La comunicación entre todos los actores de la educación se ha vuelto más abierta, multidisciplinaria, multisensorial y se va integrando poco a poco en todas nuestras actividades.

  1. Los docentes –y muchas de las instituciones en las que trabajan– van perdiendo paulatinamente sus recelos hacia las tecnologías, desapareciendo progresivamente la distinción entre fuera de línea y en línea.

 Así, son cada vez más numerosos los docentes que comienzan a utilizar en sus prácticas educativas

distintos recursos tecnológicos, desde el ya natural correo electrónico a sistemas complejos de simulación digital.

  1. Nuestra forma de pensar acerca de los entornos de aprendizaje está cambiando.

 Tradicionalmente y hasta hace poco tiempo, los entornos de aprendizaje se asociaban a espacios físicos. Hoy, sin embargo, los «espacios» donde aprenden los estudiantes son cada vez más comunitarios e interdisciplinarios y están apoyados por tecnologías asociadas a la comunicación y a la colaboración virtual. Los espacios se transforman para hibridar lo presencial con lo virtual, difuminándose las fronteras entre ambos mundos, que son vividos por los estudiantes como uno solo.

  1. Las tecnologías que usamos se basan cada vez más en estructuras en nube, y nuestra idea de apoyo a las tecnologías de la información tiende a descentralizarse.

 La aceptación y creciente implantación de aplicaciones y servicios basados en estructuras en nube

está cambiando no sólo la forma en que configuramos y usamos el software y el almacenamiento de datos, sino también cómo conceptualizamos estas funciones. No importa dónde almacenemos nuestro trabajo; lo que importa es que nuestra información sea accesible independientemente de dónde estemos o del dispositivo que hayamos elegido.