30 años desarrollando el concepto de Fábrica de Software Educativo.

Durante 1984 pocos referentes existían en relación a software educativo. Desde Platón el gran proyecto de USA no se observaban nuevos desarrollos importantes. En las universidades se trabajaba bajo dicha propuesta y aparecían medios de almacenamiento prometedores como el videodisco interactivo, un disco de plato de más de 30 cm. de diámetro. En USA, una pequeña empresa (ATI), siguiendo los planteamientos educativos de Skinner comenzaba a desarrollar cursos interactivos, con repetición y reforzamiento. Un grupo de tres personas, Luis Navarro, Jonathan (no recuerdo apellido) y yo pensamos que esa línea era replicable en España, tanto por nuestras capacidades técnicas como por la necesidad del mercado.

Así creamos la empresa Turgeon (1985) en Barcelona y con la capacidad de programación de Jonathan (ingeniero italiano-británico) desarrollamos el lenguaje PIF. Este lenguaje desarrollado en BASIC generaba la interactividad base del software y los textos y gráficos eran añadidos aparte. Fue intuitivamente la primera aproximación a una fábrica de software. Un programador creaba la máquina y muchas personas sin formación especializada ingresaban textos y gráficos. Con lenguaje PIF se desarrollaron una cincuentena de cursos tutoriales interactivos, todo un éxito técnico que fue acompañado también de un éxito comercial.

En 1986, en el gran crecimiento que en ese momento tenía la industria de software español, desarrollamos un nuevo lenguaje, al que denominamos TURIN, pues conocíamos que en la universidad de Turín se investigaba este tema, y porque además calzaba con TURgeon INteractivo. Este lenguaje tenía una característica especial: tenía una base de OBJETOS (ventanas, movimientos, acciones, etc.)que permitía programar de manera interactiva los tutoriales. Una persona que conocía la forma de enseñar generaba un script del curso, que posteriormente era “programado” por personas que manejaban el lenguaje. Esta nueva versión del lenguaje permitió generar casi 200 nuevos tutoriales. Turin fue uno de los primeros lenguajes orientados a objeto (POO) y definitivamente el primer lenguaje orientado a objetos para educación.

Los costos crecientes en España llevaron a cambiar la propuesta estratégica y, manteniendo el corazón del desarrollo teórico en Barcelona, el desarrollo masivo se llevó a Chile. En conjunto, entre ambos equipos de ingenieros, se desarrolló una versión optimizada de TURIN y una versión que operaba bajo Windows en la empresa Turgeon en Santiago de Chile. Con esta nueva versión de lenguaje orientado a objetos se desarrollaron versiones nuevas de los tutoriales anteriores y se incursionó en el desarrollo de cursos más complejos como Planificación Estratégica (Desarrollado para el Ministerio de Salud de Chile para ayudar a combatir la epidemia de còlera – 1989), Marketing, etc. La fábrica de software seguía funcionando y cada vez se comprendía mejor su mecánica. Tres niveles de trabajo, teórico para concebir el lenguaje, técnico para programarlo y no especializado para utilizarlo y generar los productos.

En 1991 se implanta el sistema de trabajo en la empresa Intelligent Multimedia en Barcelona, para incursionar en nuevas áreas. Se desarrollan motores de producción para bases de datos multimediales y para interfaces gráficas de usuario. Desde esta nueva fábrica surge software de atención médica, nuevos sistemas tutoriales con simulación incluida y software de control de calidad para empresas.

En 1995 se crea en la Universidad de Los Lagos, en Chile, el Centro de Desarrollo e Investigación MUltimedia. Se emplantan allí los motores de desarrollo y aprovechando la potencialidad de una universidad se desarrolla un centenar de aplicaciones, tutoriales en su mayoría, pero gracias al motor de hipertextos utilizado (Adaptado de Knowledge Garden), se desarrollan aplicaciones como el Primer Diccionario Interactivo Mapudungún – Castellano – Mapudungún, historia de Chile, Constitución de Chile, etc. La experiencia de 10 años de trabajar con el concepto de fábrica de software permitía mejorar calidad, velocidad de desarrollo y ampliar las áreas de trabajo. Los conocimientos generados en el CDI de la Universidad de Los Lagos permitieron el desarrollo de una carrera de pregrado (Ingeniería en Informática y Multimedia) y dos carreras de Postgrado (Master en Informática y Multimedia y Master en Informática Educativa y MUltimedia) que se entregaron en Perú, Chile y Ecuador.

Debido a diferencias políticas con la rectoría de la Universidad de Los Lagos, el CDI es cerrado y el equipo de desarrollo se traslada a la Universidad Austral de Chile en la ciudad de Valdivia. Allí en el Laboratorio de Contenidos MUltimedia se instala una nueva fábrica de software que desarrollaba productos cada vez más complejos, Simulación de Ecógrafos para la formación de Especialistas en Ecografía en conjunto con el Dr. Francisco Guerra, cursos multimediales de fisiología, etc. Se desarrolló incluso el Master en Desarrollo Social Rural que se entregó para toda Sudamérica, auspiciado por la fundación Kellogs, primera maestría latinoamericana entregada de manera virtual. Como subproducto de lo trabajado en la fábrica de software se generó una carrera de Postgrado, Master en Modelado del Conocimiento para Entornos Educativos Virtuales. Este Master recogía lo aprendido en cuanto a la diferente percepción del tiempo en la Sociedad del Conocimiento y las aplicaciones nacientes en Inteligencia Artificial, lenguaje Protege y Sistemas de Agentes Inteligentes (1999 – 2007).

Las propuestas existentes en la Provincia de San Luis en Argentina, llevan a los actuales teóricos, investigadores del tema (Dra. SIlvia Baldivieso, Dr. Selín Carrasco) a la Universidad de La Punta, en la ciudad de La Punta, donde observan la necesidad de crear una estructura de fábrica de software para potenciar el desarrollo de objetos de aprendizaje a utilizar en los proyectos provinciales. Un grupo de diseñadores y diseñadores instruccionales conformaban un grupo de trabajo, el Grupo Red, que trabajaba bajo los paradigmas de la Sociedad Industrial, desarrollo secuencial, uso de herramientas artesanales, etc. Se busca y posteriormente selecciona una herramienta que pueda actuar como motor de desarrollo y se selecciona el software neozelandés EXE Learning. Se capacita al grupo en esta herramienta y en técnicas de desarrollo rápido, integrando esta herramienta con elementos de edición de video y sonido, conformando el Centro de Investigación y Desarrollo de Medios Educativos. Se capacita a una profesora para que supervise el desarrollo. Bajo el concepto de Fábrica de Software, se han desarrollado a la fecha (10 meses) un aproximado de 100 unidades de aprendizaje para Enseñanza Media.Más de 6.000 estudiantes aprenden con el material generado. El Centro funciona de manera autónoma y necesitará actualizaciones anuales para mantener y mejorar su eficiencia productiva. Este año 2014 se cumplen treinta años desde los primeros inicios de la fábrica de software y esta aparentemente, goza de muy buena salud, Los productos desarrollados actualmente pueden verse en contenidosdigitales.ulp.edu.ar.

Intelligent Multimedia – Barcelona – España – Software médico, de oficina, de calidad

CDI MUltimedia – Osorno – Universidad de Los Lagos

Laboratorio de Contenidos Multimedia – Universidad Austral de Chile – Valdivia

Centro de Desarrollo – San Luis – Universidad de La Punta –